miércoles, 9 de octubre de 2013


Una palabra, reflejo de una actitud.
Devolución de menores en adopción.

J. A. Casalilla Galán. 2012.



“… las conductas inadecuadas: agresividad, desobediencia, robos, indisciplina…etc. son descritas como “incontrolables”. Sin embargo esa conducta no concierne a la familia, no tiene nada que ver con lo actual de las relaciones establecidas. La problemática es atribuida a procesos traumáticos y aprendizajes de su anterior vida, de su anterior situación, es una herencia patológica, nada tiene que ver con la relación actual establecida con el niño. Algo muy patológico y extraño se ha introducido en sus vidas…la única solución en estos casos es la renuncia, el abandono de ese hijo.”